colabora con nosotros

Las protestas y la Crisis

| 28 septiembre, 2012 | 0 Comentarios

Las protestas que se han venido desplegando se derivan de que la conexión entre las personas en todo el mundo ha crecido en gran medida durante las últimas décadas. La globalización ha creado un flujo de bienes, servicios, información y gente de un lugar a otro, “reduciendo” al mundo en una aldea global. Ian Goldin, director de las Escuela Oxford Martin en la Universidad de Oxford, y ex Vicepresidente del Banco Mundial declaró en una conferencia: “La globalización se está volviendo más compleja, y este cambio es cada vez más rápido. El futuro será más impredecible. …Lo que sucede en un lugar afecta muy rápidamente a todos los demás. Este es un riesgo sistémico”. La globalización ha dejado en claro que todos estamos conectados y dependemos unos de otros como ruedas dentadas en una máquina. Un hecho que ocurre en un área del planeta puede provocar un efecto dominó que propague ondas en todo el mundo.

En el pasado, el mundo era un conglomerado de partes aisladas, pero como la red de conexiones globales se ha fortalecido, nos encontramos ahora en un mundo nuevo, volátil, impredecible. El renombrado sociólogo Anthony Giddens expresó este desconcierto sucinta pero acertadamente: “Para bien o para mal, se nos está empujando hacia un orden global que nadie comprende por completo, pero que hace sentir sus efectos sobre todos nosotros”.

La globalidad de la sociedad y los cambios que han ocurrido en el mundo durante las últimas décadas indican que la humanidad se ha convertido en un sistema integrado, interconectado, como el resto de los sistemas en la naturaleza. Por lo tanto, las leyes que definen las conexiones mutuas entre lo elementos de la naturaleza se aplican ahora también a la sociedad humana.

“El siglo XXI, a diferencia del período posterior al Congreso de Viena, ya no es más un juego de suma cero ganadores y perdedores. Más bien, es un siglo de múltiples nodos de red. Cuanto mejor conectados estén estos nodos entre sí, más resonarán con los mejores ideales y principios”.

Profesor Dr. Ludger Kunhardt, Director del Centro de Estudios para la Integración Europea

Hasta hace poco, sentíamos que cada uno de nosotros era una unidad más o menos independiente. Construimos una sociedad que le permitió a cada uno alcanzar el éxito personal, incluso cuando éste a menudo venía a expensas de los demás. Pero la red de conexiones que se está desarrollando ahora nos indica que este enfoque ya no puede funcionar. El antiguo método se ha agotado, y ahora tiene que actualizarse. Para continuar avanzando debemos trabajar con un nuevo proceso funcional que ha tomado el control siguiendo el esquema de la globalización. Y para hacerlo, debemos conectarnos unos con otros y trabajar juntos.

Tenemos ahora un gran número de  expertos en muchos campos que explican que el antiguo mundo se está desmoronando ante nuestros ojos porque está basado en un enfoque egocéntrico cuyo momento ha llegado a su fin. El nuevo mundo requiere que reconstruyamos todos los sistemas y procesos basados en un nuevo enfoque de colaboración y garantía mutua, donde todos sean garantes del bienestar de cada uno de los demás. En los próximos años tendremos que aprender cómo trabajar juntos para asegurar nuestra supervivencia. Cada persona, cada sociedad, cada nación, y cada estado tendrán que aprender a trabajar juntos.

“El auténtico desafío hoy en día es cambiar nuestro modo de pensar—no sólo nuestros sistemas, instituciones o políticas. Necesitamos de la imaginación para comprender la inmensa promesa—y desafío—del mundo interconectado que hemos creado. …El futuro se funda  en una mayor, no menor globalización, mayor cooperación e interacción entre los individuos y las culturas, e incluso compartir responsabilidades e intereses en mayor medida. Es la unidad en nuestra diversidad global lo que hoy necesitamos”.

Pascal Lamy, Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Etiquetas:

Categoría: Crisis y Resolución, Evolución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *