colabora con nosotros

Por un mundo equilibrado (parte 1)

| 6 septiembre, 2012 | 0 Comentarios

¿Cansado de un mundo amenazante e injusto?

Veamos   …

La economía mundial se tambalea y parece a punto de desplomarse causando, en diversos grados, efectos desastrosos en nuestros países. ¿Por qué? ¿Dónde está la causa y dónde está la solución?

Podemos afirmar que la economía global que hemos creado, es egoísta, pues se centra en el consumo ilimitado de bienes, sean estos necesarios o no. La creación de falsas necesidades es abrumadora. Lo único que se requiere para acceder a este consumo es tener dinero u obtener dinero a crédito que por cierto causa una falsa sensación de poseerlo. Sobre este tipo de bases, es cuestión de tiempo que una economía egoísta como la nuestra se tambalee y acabe por derrumbarse. Tanto gobiernos como individuos hemos gastado lo que no tenemos comprando lo que no necesitamos.

En cambio, los que no poseen dinero, están marginados;  para ellos no existe la posibilidad real de acceder a bienes plenamente satisfactorios para mejorar su nivel de vida. Comida, seguridad, vivienda, salud y educación están lejos de la mayoría de la población mundial.

Por eso, hasta que establezcamos una nueva comunidad económica global integral – cuyo valor principal sea el compromiso mutuo – estaremos a salvo. Esto es importante asumirlo, si queremos que haya un futuro para las nuevas generaciones y esperanza para quienes ahora carecen de lo más necesario, en niveles de satisfacción plena.

El compromiso mutuo tiene la virtud de crear una civilización en equilibrio con la naturaleza porque asumimos el valor del consumo responsable y el valor de una sociedad justa para con los otros seres humanos, porque nos asumimos también, responsables de los otros. Si tú te ocupas de mí y yo de ti, ¿Dónde está mi preocupación por mí?

El consumo responsable conlleva tener sólo lo necesario para una existencia saludable, distribuyendo el sobrante entre los que lo necesitan en lugar de acumularlo y almacenarlo. También que sólo trabajemos lo necesario pues las jornadas laborales se acortarán para que todos tengan trabajo. El tiempo libre, lo ocuparíamos en crear y mantener una sociedad altruista integral inspirada en la Naturaleza.

Es importante que la Naturaleza sea nuestro modelo de referencia para crear una nueva sociedad para todos. En la Naturaleza existe la interconexión y por lo tanto, la interdependencia. También en lo que consideramos “nuestro mundo” hay interconexión e interdependencia, sólo que lo ignoramos o no hemos reparado en ello.

Dado que no hemos tomado en cuenta que vivimos en un mundo integral, donde lo que sucede en una parte nos afecta todos, la Naturaleza nos trae sufrimiento –crisis y guerras- para revelarnos nuestra falta de correspondencia con la Ley que mantiene todo unido.

Etiquetas: , ,

Categoría: Ecología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *