colabora con nosotros

Un nuevo paradigma para la convivenvia, apoyado en el sistema educativo

| 28 septiembre, 2012 | 1 Comentario

Desde 1945 – el fin de la Segunda Guerra Mundial – hasta 1991 – la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – la humanidad fue víctima del enfrentamiento ideológico entre dos bloques de países; el capitalista comandado por los Estados Unidos y el comunista liderado por la Unión Soviética, hoy Rusia. Como ninguno de estos dos países llegó a tomar acciones militares directas contra el otro, al enfrentamiento se le conoció como “Guerra Fría”. El capitalismo y el comunismo le dieron a esta época, una carga ideológica que condicionó el comportamiento humano durante la segunda mitad del siglo XX y aún vivimos sus efectos. Como consecuencia de estas dos ideologías, en los países del orbe se diseñaron e implantaron sistemas políticos, económicos; educativos: de investigación y desarrollo tecnológico; de seguridad social; de desarrollo cultural y deportivo; de medios de comunicación masiva; de control gubernamental que garantizaran la integridad de cada bloque.

¿Cuáles fueron los resultados? Una visión parcial de los grandes problemas del planeta. A pesar de que ya existía una crisis generalizada en todos los ámbitos de la convivencia humana  lo importante fue preservar intacta una ideología que fue la causa de la incapacidad para lograr la unión de los países. Valores como la fraternidad, la igualdad y la justicia no se concretaron en acciones dado que lo importante fue defender la ideología que se profesaba aunque se ignoraran aquellos valores humanos.

Bruce H. Lipton, biólogo celular estadounidense, sostiene que el entorno y la cooperación y no los genes, son el motor de nuestra vida. Una de sus obras, convertida en best seller “La biología de la creencia” explica a detalle sus tesis. También demostró que el 95% de nuestras acciones y pensamientos son manejados por nuestro inconsciente, el cual es formado entre los 5 y 8 años. A esa edad, nosotros simplemente absorbemos como pequeñas esponjas una “ideología”  con la que conformamos una manera de pensar. Sólo nos queda un 5% de acciones consientes.

Basta la información anterior para percatarnos de la importancia del sistema educativo en la convivencia humana y en la solución de la crisis mundial. Evidencias históricas nos muestran la importancia que le han dado al sistema educativo las religiones y los gobiernos.

En el presente de la humanidad, hay que considerar que confluyen dos circunstancias: la primera, la problemática añeja en los ámbitos político, económico y social así como con la naturaleza y, la  segunda, la conformación de un mundo global. Ambos aspectos requieren de una revisión urgente en bien de todos.

Es decir, nuestro sistema educativo está basado en el siglo XIX, para las necesidades de la sociedad de la revolución industrial, mas no para nuestro tiempo. Así, hemos fracasado, siendo incapaces de educarnos al ritmo de nuestra evolución y al ritmo y en armonía con las leyes de la naturaleza.

Para estar en esta armonía con las leyes de la naturaleza necesitamos crear un nuevo paradigma en la educación, una educación que sea integral, donde todos nos eduquemos y reeduquemos, para crear ya sea este nuevo trato, nueva cultura, nuevas formas de relacionarnos, sabiendo que estamos interconectados en todas las áreas del quehacer humano.

Podríamos compararlo con la manera de relacionarnos familiarmente. Ahí, todos se preocupan de todos, todos ayudan a todos, aun cuando,  habiendo sido educados en la misma familia, cada uno es diferente y aun a pesar de nuestras diferencias nos aceptamos y nos ayudamos.

Es improbable que el problema lo podamos resolver a través de leyes que se encarguen de “prohibir” o “reprimir ” lo que en cada individuo se ha convertido en una segunda naturaleza, a través de su entorno y de su educación.

Creo que la manera es volviendo a reinstalar en el individuo una nueva naturaleza acorde con el nuevo paradigma a través de la creación de un nuevo entorno y una educación, digamos basados en un principio fundamental “No hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti”. El “otro” por supuesto es todo ser humano y todo ser vivo pues nos sustentamos mutuamente dada la interconexión que nos relaciona para la supervivencia. También el “otro” es el conjunto de la naturaleza pues es el hábitat de todos.

Necesito de todos, Necesito de ti

Etiquetas: , ,

Categoría: Educación Global

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios Rss Feed

  1. María dice:

    Estamos; como bien dice el articulo, en una sociedad basada en la producción y el consumo, originada con la revolución industrial. La educación actual tiene este mismo objetivo. Lo importante debería de ser el desarrollo como personas, el desarrollo humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *