colabora con nosotros

La naturaleza de las conexiones entre madre e hijo

| 21 octubre, 2012 | 2 Comentarios

Más allá del vínculo celular

Pintura de Oswaldo Guayasamín

Actualmente, los adelantos científicos están comprobando los vínculos celulares existentes entre la madre y el hijo durante el embarazo y después del nacimiento, incluso mucho tiempo después del mismo. Lo que alguna vez fue meramente un producto de la intuición femenina ahora es parte de investigaciones científicas trascendentales que intentan develar la naturaleza de la maternidad y el alcance del vínculo celular que se mantiene también post-parto.

Sabemos que más allá de la biología, la maternidad implica algo más que un dispositivo de transporte de células que darán nacimiento a un feto. Lo cierto es que nuevos estudios hablan de la conexión entre las células fetales y el sistema inmunológico de la madre que -a diferencia de las creencias y mitos sobre el debilitamiento de éste en el embarazo- se fortalece gracias a las células de su hijo.

Este mecanismo de conexión celular nos invita a reflexionar sobre la conexión de la vida en el universo. Sobre la trascendencia de la maternidad y el milagro de saber que las células de los hijos que ya no están, viven en el organismo de la madre y de sus hermanos y que la madre está dotada por la naturaleza para proteger a su hijo de insultos ambientales y su hijo de cuidar de ella.

Una reciente investigación del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, concluye que la barrera de la placenta restringe el tráfico de células cito-tóxicas para el feto, y los anticuerpos cito-tóxicos se eliminan por la placenta antes de alcanzar la circulación fetal. Así, una combinación de adaptaciones inmunes asegura el éxito del embarazo, incluso en una época de alto impacto para la salud como la que representa el siglo XXI, tanto para la madre como para el bebé.

A su vez, en la Universidad Pierre et Marie Curie de París (Francia) y la Tufts-New England Medical Center de Boston (E.E. U.U.) estudian la maternidad como un legado a la inversa. Mencionan que el embarazo da lugar a la adquisición de células madre con células cuyas propiedades pueden influir en la salud materna después del parto, lo que significa que en lugar de desencadenar una enfermedad en la madre, estas células pueden combatirla.

Desde el año 2008 hasta la actualidad las investigaciones sobre la maternidad en varios campos de la ciencia vienen demostrando que las madres e hijos pueden compartir células durante toda la vida, que cortar el cordón umbilical no necesariamente rompe el vínculo físico entre ellos. Muchas células pasan entre madre y feto durante el embarazo y se pueden detectar en los tejidos y órganos de ambos, incluso por décadas. Este fenómeno se llama “microquimerismo” y es el foco de atención de un creciente número de científicos que se preguntan sobre el papel que desempeñan estas células en el cuerpo. Algunas investigaciones demuestran que estas células pueden generar enfermedades autoinmunes en la madre, aunque prevalece la visión optimista.

Una vez más la naturaleza nos sorprende ampliándonos el horizonte de la biología y dónde puede conducirnos la conexión celular que se prolonga más allá de la maternidad y que representa una esperanza de bienestar para toda la humanidad a través del milagro de las conexiones.

Por una seguidora, Silvana J. Pisari

Fuentes consultadas:

http://jcs.biologists.org/content/118/8/1559.full

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2633676/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8251183

http://www.sciencedaily.com/releases/2008/05/080502134332.htm

http://lauragraceweldon.com/2012/06/12/mother-child-are-linked-at-the-cellular-level/

Categoría: Educación Global, Familia y vida

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Rss Feed

  1. gabriela castro dice:

    Esa conexion existe entre mi hijo y yo… yo no sabia q eso existia, mucho menos q tenia un nombre.
    Solo he sabido y sentido, q algo hermoso e inexplicable nos pasa a el y a mi. Luego lei un articulo donde se hablaba al respecto y me di cuenta q esa era la razón x la q nos pasa a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *