colabora con nosotros

La educación integral, para un mundo integral (parte 1)

| 18 enero, 2013 | 0 Comentarios

El mundo en el que vivimos hoy es global e integral. Esto significa que todos sus componentes y sistemas son completamente interdependientes, y que cada elemento determina el destino de todos los demás elementos en el mundo. Este estado es el resultado del progreso y desde ahora en adelante, ya no hay espacio para la discordia entre las diferentes partes del mundo, ya que todo lo que vaya en contra de la integración se interpone con el progreso, la evolución.

Todos debemos comprender que la conexión absoluta entre todas las partes del mundo es un hecho. Una persona  en concordancia con esta integración tendrá éxito porque estará provista con las habilidades necesarias para sobrevivir.

Hoy en día los individuos más fuertes no son los que sobrevivirán. Más bien, la supervivencia depende de la capacidad que cada uno tenga para comprender y apreciar  que la integración, la cooperación, la interconexión, la responsabilidad mutua, las concesiones y la unificación son las demandas naturales, el objetivo para llevar a la humanidad a una máxima armonía entre todas sus partes y de esta forma llegar a la perfección.

En este sentido, conviene  empezar a determinar los principios de la educación integral que nos llevará a comprender y establecer tal unidad entre las personas.

 Podríamos deducir que los niños están mucho más dispuestos a aceptar el método de la psicología integral que sus padres. E incluso los niños están más capacitados que los propios instructores; los niños nos llevan ventaja a todos.  Los niños de hoy en día son completamente diferentes. Nosotros no conocemos las características del nuevo mundo, así que los niños de hoy nos parece que  son extraños y excéntricos. Sin duda no son como nosotros. Nos parecen raros porque han nacido con rudimentos precursores del próximo estado social del mundo, uno que es global e integral, acorde con el desafío que se nos está planteando en nuestros días. Presionándonos desde dentro y desde fuera, se nos está forzando a aceptar un nuevo modelo de conexión entre nosotros, por el cual los adultos no sentimos deseo alguno.

Sin embargo, los niños de hoy nacen ya con una tendencia para la percepción integral y mientras a nosotros la nueva realidad nos puede parecer extraña, para ellos es completamente natural e incluso deseable. Los niños entienden esto hasta tal punto, que bien pudiera parecer que han llegado a nosotros procedentes de otro mundo, y que en realidad no fueran nuestros hijos en absoluto. Perciben todo como algo normal porque el modelo de percepción integral es verdaderamente natural. Es la naturaleza de la realidad la que progresivamente nos está siendo revelada en nuestros tiempos.

Etiquetas: ,

Categoría: Educación Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *