colabora con nosotros

Dependencia unos de otros

| 20 marzo, 2013 | 0 Comentarios

El profesor Tim Jackson,  administrador económico de la Comisión de Desarrollo Sostenido del gobierno del Reino Unido, dijo acerca de la Globalización:

“Esta historia es sobre nosotros, la gente, a quienes nos persuaden a gastar dinero, que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para crear impresiones efímeras en gente que no nos importa”.[i]

dependencia-interdependencia-juntos

“Debido a que la interdependencia nos expone a todos los habitantes del mundo de una manera sin precedentes, manejar los riesgos globales es el gran desafío de la humanidad. Pensemos en el cambio climático; los riesgos de la energía nuclear…; las amenazas terroristas…; los efectos colaterales de la inestabilidad política; las repercusiones económicas de las crisis financieras; las epidemias…; y el pánico repentino alimentado por los medios, como la  crisis de los pepinos en Europa. Todos estos fenómenos forman parte del lado oscuro del mundo globalizado: contaminación, contagio, inestabilidad, interconexión, turbulencia, la fragilidad compartida…

La interdependencia es, de hecho, dependencia mutua—una exposición compartida a los peligros. Nada está completamente aislado, y los ‘asuntos exteriores’ ya no existen… Los problemas de otra gente son ahora nuestros problemas y ya no podemos mirarlos con indiferencia, o esperar obtener algún beneficio personal de ellos”.

Javier Solana, ex Secretario General de la OTAN[ii]



[i] Tim Jackson, “Toma de conciencia económica de Tim Jackson” TED (Octubre 2010), http://www.ted.com/talks/lang/en/tim_jackson_s_economic_reality_check.html (min. 06:59)

[ii] Javier Solana y Daniel Innerarity, “La Nueva Gramática del Poder,” Project Syndicate (Julio 1, 2011), http://www.project-syndicate.org/commentary/solana10/Spanish)

Comentario:

Sin planearlo, hemos pasado de remar nuestro bote personal en el mar de la vida, a encontrarnos todos en el mismo bote, como lo destacó Christine Lagarde en su discurso antes citado. Y debido a que ahora estamos todos en el mismo bote, claramente dependemos unos de otros. Esto significa que a menos que no lleguemos a un acuerdo respecto al rumbo a seguir, no seremos capaces en absoluto de avanzar hacia esa dirección, como ha quedado demostrado por la desaceleración global. Imaginen lo que ocurriría si millares de individuos, al mismo tiempo decidieran seguir millares de caminos diferentes. El resultado obvio sería una parálisis, que es el estado actual del mundo.

Para enfrentarnos a la nueva realidad, debemos considerar la naturaleza global y conectada del mundo que aparece ante nosotros. Y aquí la ciencia viene al rescate. Los sistemas conectados no son nada nuevo; toda la naturaleza consiste de tales sistemas. El cuerpo humano—una comparación que  utilizaremos frecuentemente en este libro— es un gran ejemplo de un sistema interconectado. Todos los órganos en el cuerpo están vinculados y funcionan en sincronía y reciprocidad. Cada célula y órgano en el cuerpo “conoce” su papel y lo desempeña, beneficiando de esta forma  a todo el organismo: el corazón bombea sangre al resto del cuerpo, los pulmones absorben oxígeno para el resto del cuerpo, y el hígado procesa la sangre para el resto del cuerpo.

Etiquetas: , , ,

Categoría: Ciencia, Una nueva visión del Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *