colabora con nosotros

El experimento de conformidad de la persona

| 12 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Existe una historia antigua de un abuelo que habla con su nieto en el albergue. El nieto dice, “Tuve un sueño esta noche y en el sueño había dos lobos luchando: uno era cruel y el otro era bueno, y el lobo cruel me asustó, abuelo, y el lobo bueno me dio esperanza. ¿Cuál de los dos sobrevivirá?” Y el abuelo contestó, “Al que alimentes más”. En consecuencia, para mí en la naturaleza humana existen los dos. Al que alimentemos más es el que veremos en el mundo.

John St. Augustine

Personalidad en la radio, Autor 

influencia de grupo-conformidad-experimento 1

El experiment Ash – 1951 

El experimento Asch es una de las piezas de investigación psicológica más antiguas y célebres. A un voluntario se le informa que participará en una prueba de percepción visual. Lo que éste no sabe es que los otros participantes son actores y él es el único que verdaderamente está sometiéndose a la prueba, la cual investiga sobre la conformidad de la persona con el grupo.

–El experimento en el que participarán hoy tiene relación con la percepción del largo de una línea. La tarea consistirá en mirar la línea de la izquierda e indicar cuál de las tres líneas de la derecha es igual de larga que esa.

A los actores se les ha pedido que marquen las líneas equivocadas. Se tomará nota si el voluntario da la respuesta correcta o si sigue la opinión del grupo y da la respuesta incorrecta.  En la primera prueba, la respuesta correcta es la número dos.

(Los tres actores respondieron que es la número uno. El voluntario indica, “Es la número dos”.)

 Una vez más, la respuesta correcta es la dos.

(Todos los actores contestan que es la tres. Luego de un poco de indecisión, el voluntario dice “Tres”)

El experimento de conformidad de la persona con el grupo ha sido repetido en numerosas ocasiones. Se ha sugerido que al principio, la distorsión se presenta en el nivel de la acción. El sujeto cree que los otros se equivocan, sin embargo sigue su criterio de cualquier forma. Después se presenta en el nivel del juicio. El sujeto piensa, “Tal vez hay algo que yo no veo”. Y luego se presenta en el nivel de la percepción, lo cual significa que la mayoría ya ha distorsionado la percepción real del sujeto sobre lo que es correcto o incorrecto.  Ahora bien, si conectamos estas conclusiones con lo que sucede en el mundo de hoy, habría que preguntarse: ¿en qué forma hemos utilizado la influencia de la sociedad, la cual es probablemente la fuerza más poderosa de la psicología humana?

Jairon G. Cuestra

Antropólogo social, Psicoterapeuta

Etiquetas: , ,

Categoría: Ciencia, Una nueva visión del Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *