colabora con nosotros

¿Llenamos nuestro vacío?

| 11 abril, 2013 | 0 Comentarios

El ciudadano promedio de Estados Unidos consume el doble de lo que hace cincuenta años. Pregunten a su abuela. En su época, se valoraba la administración, la inventiva y el ahorro. ¿Qué sucedió? Luego de la Segunda Guerra Mundial unas personas trataban de encontrar un medio para activar la economía. El analista de menudeo Victor Lebow presentó la solución que se ha vuelto la norma de todo el sistema. Dijo, “Nuestra enorme economía de producción… requiere que establezcamos el consumo como un modo de vida, que convirtamos comprar y usar los bienes en un ritual, que busquemos allí nuestra satisfacción espiritual, la satisfacción de nuestro ego, en el consumo… necesitamos que las cosas se consuman, se quemen, se reemplacen, se desechan a un ritmo cada vez más acelerado”.

(Canción: ¡Ja! Soy el Rey de los excesos. Soy el sultán de las ventas. Soy el amo de las baratas. Mis tarjetas de crédito nunca fallan. Tengo 700 puntos de  calificación en mi crédito lo que significa que no poseo nada y puedo comprar todavía más. Soy un consumidor de bienes, un tipo  adorable que lee los tabloides.  Ah, sí, lo mejor de lo mejor que el dinero puede comprar. ¡Es una vida maravillosa! Es una vida maravillosa con mi esposa pelirroja. ¡Es una vida maravillosa!)

consumismo-llenaste-tu-vacio

La publicidad, y los medios en general, juegan un papel muy importante en este asunto. Cada uno de nosotros los que vivimos en Estados Unidos es el blanco de más de 3,000 anuncios publicitarios por día. Cada uno escucha más anuncios en un año que cualquier persona hace cincuenta años en toda su existencia. Y reflexionemos en ello, ¿cuál no sería el objetivo de un anuncio si no es hacernos sentir miserables con lo que tenemos? De esta forma, tres mil veces al día nos dicen que nuestro cabello está mal, nuestra piel está mal, nuestras ropas están mal, nuestros muebles están mal, nuestros carros están mal, pero que podemos corregir todo si vamos de compras.

Annie Leonard

La historia de las cosas

Todo se resume a pesos y centavos –  si pueden venderlo. Incluso si es útil para la humanidad, no creo ni en la intención o el punto de quiebre de nada de lo que hacen los medios en su mayoría; el 99% es para influir al consumidor; se trata de “¿podemos venderlo?”  Y si pueden ponerlo en el mercado y es bueno para el consumidor, lo venderán. Si no es bueno para el consumidor, lo venderán de cualquier forma. En mi mundo, esto es importante debido al impacto en el auditorio, pues afecta sus vidas de una forma u otra.

John St. Augustine

Personalidad de la radio, Autor

Etiquetas: , , ,

Categoría: Ciencia, Una nueva visión del Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *