colabora con nosotros

Los hijos triangulados

| 8 agosto, 2013 | 0 Comentarios

Los problemas en el matrimonio son un tema del que los hijos deberían quedar librados o ajenos; sin embargo, con frecuencia se presentan distintas situaciones que conllevan  repercusiones emocionales negativas en todo el entorno familiar. Sin tener en cuenta esto, pareciera que nos es bastante difícil contenernos como adultos y comenzamos a discutir frente a nuestros hijos. En ocasiones los envolvemos en nuestros problemas y los hacemos partícipes de nuestras diferencias, a esto se le llama triangulación.

consecuencias-del-divorcio-333x500

Entre los aspectos que abarca  la triangulación parental se encuentran los siguientes: hablar mal del otro/a progenitor delante de los hijos, descalificar directamente a la pareja con los hijos así como usar a los niños de mediadores en los conflictos conyugales. Muchas veces nuestros hijos no nos dicen nada, se quedan callados en silencio observando entre el conflicto, otras veces pueden mostrarse molestos por encontrarse en una situación que no les corresponde.

El impacto emocional y cognitivo que se produce en nuestros hijos puede afectar su  desarrollo normal, independientemente de la edad que tengan. Los hijos continuamente refieren estar cansados de las peleas entre sus padres, además de sentirse enojados porque los involucran en sus problemas. Por lo tanto, es importante que como padres estemos conscientes y nos demos cuenta de que nuestros hijos no son “mediadores” en el conflicto conyugal.

Habrá que cuestionarnos entonces: ¿qué nos pasa como adultos?, ¿por qué no podemos controlarnos delante de nuestros hijos?, ¿por qué tengo que demostrar al otro que tengo la razón sin importarme el daño a terceros vulnerables? Es evidente que los conflictos y las crisis siempre se presentan -no se trata de ocultarles los problemas- por lo que se hace necesario encontrar “nuevos métodos” para resolverlos sin dañar la armonía del ámbito familiar.

Las investigaciones realizadas confirman que la forma en que los padres manejen sus conflictos como pareja, determinará la forma en que sus hijos reaccionen, por tanto, resulta mucho más valioso inculcarles con el ejemplo, enseñarles que podemos comunicarnos de manera adecuada sin faltas de respeto, sin agresiones y que ésta es la forma en cómo ambos superamos los conflictos familiares. Enseñarles un enfoque de colaboración entre la pareja en lugar de una competencia por el poder. Recordemos que lo único seguro que podemos dejar a nuestros hijos es una buena educación aprendida desde casa y somos nosotros su modelo a seguir.

Referencias:

http://www.tccr.ac.uk/policy/policy-briefings/267-impact-of-couple-conflict-on-children-tccr-policy-briefing

http://www.educabolivia.bo/educabolivia/micrositios/portaloffline/archivos/Triangulacion%20-%20Hijos%20como%20instrumento%20de%20negociacion%20interna.pdf

Etiquetas: ,

Categoría: Familia y vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *