colabora con nosotros

Rivalidad entre hermanos

| 30 agosto, 2013 | 0 Comentarios

 Las peleas y discusiones entre hermanos son un problema bastante común. Cuántas veces  lo hemos observado entre nuestros propios hijos o con nuestros hermanos cuando fuimos pequeños. Sin embargo, el problema que se está presentando actualmente radica en que estas riñas se tornan cada vez más intensas y están llegando al límite de las agresiones físicas.

rivalidad entre hermanos

Hace unos días -en un parque- escuché que una señora le comentaba a otra del problema entre sus hijos, describiendo cómo los niños se habían golpeado severamente por una discusión sobre quién debía usar el ipad; el conflicto llegó al grado que los niños tuvieron que ser separados de  la habitación que compartían porque no cesaban de agredirse.

Las preguntas que me surgieron  fueron  ¿por qué está sucediendo esto?, ¿cómo es que entre hermanos pueden agredirse físicamente por el uso de un objeto? Los niños, así como nosotros los adultos, cada vez se vuelven más egoístas,  quieren más y más, desean ser los únicos en recibir todo lo posible de los padres y se rehúsan a compartir con sus hermanos. En ocasiones las relaciones conflictivas entre  hermanos se ven influenciadas por nosotros como padres, ya que, sin darnos cuenta le damos preferencia y privilegio a un hijo sobre otro.

Así que es conveniente pensar que somos nosotros -los padres- el ejemplo para nuestros  hijos, y que con nuestras acciones y actitudes hemos generado que los niños repitan nuestros patrones: les estamos enseñando a competir en lugar de compartir, a destacar en lugar de apoyar, ¿acaso esto es lo que queremos para ellos y para la sociedad?

Indudablemente tenemos que esforzarnos por ser equitativos en la manera en cómo tratamos a nuestros hijos y promover las relaciones armoniosas y de colaboración entre unos y otros. Trabajemos entonces como padres en inculcar un cambio a través de la unidad entre nuestros hijos, a través de una educación que los forme como seres humanos y fomentemos que vean a sus hermanos como una parte de ellos mismos. De esta manera propiciaremos un cambio de mentalidad en nuestros niños que repercutirá positivamente en la familia que construirán en un futuro y en la sociedad de la que formarán parte.

Referencias:

Ir al  artículo 

 

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Educación Global, Familia y vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *