colabora con nosotros

Las leyes de la sociedad y las leyes de la naturaleza

| 24 septiembre, 2013 | 0 Comentarios

Desde temprana edad nos vamos encontrando con las restricciones que van moldeando nuestra conducta en todo momento y a medida que vamos creciendo estas restricciones se van tornando más rígidas y obligatorias hasta que al fin descubrimos la palabra ley.

las leyes de la naturaleza-Inçlusion

Las leyes de la sociedad son creadas y aprobadas por los distintos poderes legislativos, de cada nación. En el caso de algunos países, el poder ejecutivo, legislativo y judicial tienen la tarea de dictar las leyes que regirán el orden del país. Con estas leyes se dictan los derechos y obligaciones de los ciudadanos del país frente al estado.

Si bien las leyes en nuestra sociedad pueden modificarse, adecuarse, reformarse inclusive derogarse, no puede decirse lo mismo de las leyes de la naturaleza. Una ley en la naturaleza no permite cambio; se trata de LEYES que de no respetarse traerán consecuencias adversas. Estas leyes son inmutables y no negociables.

La ley natural es de orden obligatorio y su propósito es mantener en armonía todo lo que existe en la naturaleza. Todos los seres vivos estamos ligados a estas leyes naturales, por el solo hecho de existir como parte de la naturaleza y nadie puede invocar su desconocimiento o ignorancia para dejar de cumplirla, porque sus efectos son inexorables.

Por lo tanto, el trato que nos dé la naturaleza está en nuestras manos.  ¿Pero, qué sucede si no conocemos sus leyes?

Por ejemplo, es posible que un individuo desconozca los principios de la ley de gravedad,  pero si camina directo al vacío desde un edificio de 10 pisos de cualquier forma caerá y morirá sin importar si es rico o pobre, importante o un hombre común.

Así es como operan las leyes en la naturaleza. Las leyes humanas que rigen nuestros actos y conductas son tan antiguas que podemos datarlas en 3000 a 1000 AEC y siempre han sido susceptibles de ser manipuladas en favor de los que ostentan el poder. Por lo tanto no hay comparación posible cuando hablamos de las leyes de la naturaleza, las cuales no están sujetas a modificaciones o adiciones.

Se deduce que es imperativo y urgente conocerlas. Después de todo no sabemos lo suficiente acerca de cómo operan las leyes en la naturaleza y como se relacionan con el hombre.

Si conociéramos y entendiéramos como operan, seguro que los seres humanos no seguiríamos caminando a ciegas y corregiríamos nuestra forma de relacionarnos con ella, trabajando positivamente con esa conexión. Los resultados no serían ya destructivos sino positivos y nuestro mundo sería mejor para todos.

Está claro que solo el hombre es la fuente de todas las adversidades. Todo el mundo concuerda con esto, pero entonces, ¿qué podemos hacer?

La respuesta es que debemos integrarnos a la naturaleza y no existir opuestos a ella, de lo contrario, seguiremos el camino de la extinción, pues si desconocemos el modo de prevenir un desastre no tenemos otra alternativa más que cerrar los ojos y esperar el resultado.

Por lo tanto, es necesario esforzarnos por restablecer la conexión. Si comenzamos familiarizándonos con las leyes que operan en la Naturaleza vinculadas al hombre, si entendemos cómo interactúan, seguramente los cambios positivos estarán en nuestras manos. De otro modo, la crisis continuará extendiéndose.

Los animales cuidan de sí mismos de manera natural; ellos existen de forma instintiva según las leyes impuestas por la naturaleza. A nosotros, los seres humanos la naturaleza nos dotó de cerebros más grandes, de razonamiento, inteligencia, deseos más elevados, y todo lo usamos para auto destruirnos.

Debemos  aprender y entender las leyes integrales de la naturaleza, convertirnos en científicos para entender dónde se encuentran los puntos críticos qué nos ponen en oposición para estar en condiciones de hacer los ajustes necesarios acordes a este mundo integral que nos presenta la madre naturaleza.

Necesito de Todos, Necesito de Ti.

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Crisis y Resolución, Educación Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *