colabora con nosotros

Relación de Pareja = Apoyo Mutuo

| 22 octubre, 2013 | 2 Comentarios

La relación de pareja es una de las experiencias más gratificantes de los seres humanos.  A  pesar de que es una experiencia universal, se trató de explicar desde el comienzo de la  civilización hasta nuestros días, muchas veces sin comprenderlo. Desde la Psicología se considera que una relación de pareja sana está basada principalmente en tres componentes: el compromiso, la intimidad, y el amor.

Relación de Pareja -Apoyo Mutuo

El compromiso hace referencia al interés y responsabilidad que se siente por una pareja y la decisión de mantener dichos intereses con el transcurso del tiempo pese a las posibles dificultades que puedan surgir;  tiende  a crecer a medida que transcurre el tiempo de duración de la relación debido al aumento de la interdependencia entre ambas personas.

La intimidad tiene que ver con el apoyo afectivo, el conversar, la capacidad de contar cosas personales y profundas a la pareja, la confianza, la seguridad que se siente con el otro, aspectos que se tienen en común, dar apoyo a la pareja, estar dispuesto a compartir aspectos económicos y emocionales a la vez.

El amor en sí -según algunos enfoques- se traduce en un componente biológico-social, y su demostración se basa en el contexto social y cultural de donde se desarrolle la pareja. Aquí vemos la influencia del entorno en el éxito o fracaso de la pareja, entre otros factores.

Se realizó un estudio en la Universidad de California publicado en Journal of Family Psychology: 84 parejas fueron observadas mientras tenían que resolver ciertos problemas y darse apoyo en situaciones de interacción social. Las actitudes constructivas y de apoyo entre ellos se asociaron claramente con actitudes que promueven la seguridad afectiva en la relación padres-hijos. Como conclusión, se puede considerar que la relación de pareja basada en la colaboración mutua, consolida y ayuda a preparar el terreno para recibir a los hijos.

Por lo visto, se puede claramente identificar cómo la interdependencia positiva logra convertir a los individuos en personas dedicadas y cooperativas. El hecho de alentar los valores como la solidaridad y la consideración mutua dentro de la pareja no solamente nos beneficia a nosotros sino también a nuestros hijos.  La reflexión final es más que nada una invitación para retomar la relación de conexión recíproca con nuestra pareja para luego, disfrutar la vida en familia.

Referencias:

Sternberg, R. El triángulo del amor: intimidad, pasión y compromiso. Barcelona: Paidós.

Revista de Psicología Mente Sana, número 86. Pag.19. Barcelona.

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Familia y vida

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios Rss Feed

  1. Galletas dice:

    Muy bien articulo.
    ¡Acabo de descubrirlos y ya los amo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *