colabora con nosotros

Adolescentes en Riesgo

| 11 noviembre, 2013 | 0 Comentarios

Últimamente hemos observado cómo los adolescentes se involucran con mayor frecuencia en conductas de riesgo, desde una temprana edad. En algunas oportunidades, resulta sorprendente escuchar el relato de adolescentes menores de 12 años que ya han consumido drogas y/o alcohol.

Adolescentes en Riesgo

Se han realizado entrevistas recientemente a adolescentes y se ha encontrado algo en común: muchos de ellos refieren una sensación de vacío que pareciera no llenarse con nada. Algunos provienen de estratos socio-económicos bajos, pero otros también de posiciones sociales altas, por lo que no se puede determinar que la condición social y económica determine su ingreso en las conductas de riesgo.

Los padres tenemos gran parte de la responsabilidad, debido a que muchas veces nuestros hijos tratan de cubrir la falta de afecto llamando nuestra atención de cualquier forma, aunque sea riesgosa para ellos. Como padres se nos ha facilitado dejar la tarea de la educación de nuestros adolescentes a los medios de comunicación, a las amistades, a la escuela, etc.; dejamos que crezcan de acuerdo a lo que ahí aprenden y no nos preocupamos por lo que sucede en casa.

Cuando le preguntamos a los adolescentes qué les gustaría cambiar de sus padres, las respuestas resultan sorprendentes: la gran mayoría ha respondido que les agradaría que sus padres pasaran más tiempo con ellos porque se sienten solos. Cuestionémonos entonces ¿qué estamos haciendo como padres de adolescentes? A veces preferimos evadir la adolescencia de nuestros hijos refugiándonos en nuestro trabajo o viviendo nuestras propias vidas; pensamos que están lo bastante grandes para cuidarse y atenderse solos, se nos olvida, que la adolescencia es una etapa de crisis, que es necesario acompañarlos en este proceso de su vida.

Por estas razones es necesario que consideremos de suma importancia brindarles un modelo de educación distinta, no solo hacer referencia a la instrucción académica, sino a una educación de la vida, en donde fomentemos valores, en donde estemos presentes en la vida de nuestros hijos y dejemos de ser simples espectadores. Continuar nuestra labor de padres en la adolescencia es todo un reto, porque lo prioritario es comprender esta etapa por la que están atravesando nuestros hijos. Resulta indispensable generarles la confianza suficiente  y crear una fuerte conexión con ellos; ya que si lo logramos, estaremos en definitiva previniendo conductas de riesgo en nuestros hijos adolescentes.

Fuente consultada:

http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/

Facts_for_Families_Pages/Teens_Alcohol_And_Other_Drugs_03.aspx

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Artículos, Familia y vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *