colabora con nosotros

¿Cómo nos Ayudamos Mutuamente?

| 25 noviembre, 2013 | 0 Comentarios

Una de las formas en donde podemos observar con claridad esta cualidad es en los grupos de ayuda mutua, los cuales están compuestos de personas que comparten un problema o situación común, se reúnen para superar lo que les está sucediendo y conseguir cambios sociales y/o personales. Estos grupos enfatizan la interacción social y las responsabilidades que los participantes tienen dentro del grupo, suelen proporcionar ayuda emocional y promueven la comprensión y apoyo, generalmente no están dirigidos por alguien externo al grupo.

Cómo nos Ayudamos Mutuamente

Existen distintos tipos de grupos de ayuda mutua, constituidos tanto por personas afectadas de una enfermedad o problema como por sus familiares o cuidadores. Algunos grupos de ayuda mutua se centran en una enfermedad (por ejemplo, cáncer, VIH,  insuficiencia renal, diabetes, etc.), otros grupos de ayuda mutua se conforman por personas con un problema de adicción (abuso de alcohol o drogas, obesidad por exceso de alimentación, anorexia, etc.), otros grupos son los de  personas que sufren problemas psicosociales (por ejemplo separaciones de parejas, duelos, problemas creados por la vejez,  soledad, etc.), o  bien  personas con un problema generado por la propia sociedad (marginación social: grupos indígenas, madres solteras, etc.). Una de las características principales de este tipo de grupos es que a sus integrantes, les es muy difícil dar un cambio de forma de vida aisladamente y el hecho de apoyarse unos a otros los motiva a lograr un cambio.

Resulta importante en estos grupos estimular el intercambio de experiencias y conocimientos entre sus miembros; se pueden valorar los conocimientos sobre nuevas formas de tratamiento o recibir información sobre un problema concreto, gracias a este intercambio de experiencias los miembros del grupo pueden sentir que se suavizan sus problemas.

Lo esencial de los grupos de ayuda mutua es el apoyo emocional,  que consiste en saber escuchar y ver que otros sufren  por un problema parecido o aún más grave. Este apoyo se da durante las reuniones del grupo, pero muchas veces también fuera del grupo, a menudo teniendo contacto vía telefónica con llamadas y mensajes, haciendo uso del internet, o bien visitas domiciliarias,  este apoyo es permanente y tiene como objetivo lograr la solidaridad y la responsabilidad mutua entre sus integrantes.

Referencias:

http://www.redvihda.org/ayuda.asp

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Artículos, Educación Global, Familia y vida, Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *