colabora con nosotros

EDUCANDO NIÑOS FELICES

| 5 mayo, 2014 | 0 Comentarios

Una manera de educar a los niños para que sean felices es ayudándolos a desarrollar destrezas, actitudes y habilidades considerando la Inteligencia Emocional. Como lo refiere Daniel Goleman, pionero de este concepto, se define a la Inteligencia Emocional como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos. 

educando niños felices

Entre los componentes de la Inteligencia Emocional se destaca el hecho de conocer las propias emociones, es decir, reconocer un sentimiento mientras nos sucede alguna situación, saber en cada momento cuál es la emoción que estamos sintiendo, sin confundirla con otra o disfrazarla. Además, se hace necesario dentro de este marco, manejar las emociones, saber canalizarlas correctamente, basándonos en la capacidad anterior. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación, etc. se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida.

Incluso las personas que saben controlar la impulsividad y saben esperar, cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros, son las que responden a los principios de auto-motivación y auto-regulación descritos en la Inteligencia Emocional. También se destacan la empatía -con la capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan-, resultando una habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales; como también el manejo de las relaciones, saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás.

Permitir que los niños desarrollen estas habilidades implica ayudarlos a que se conozcan a sí mismos, induciéndolos a ser proactivos, a que interactúen de forma sana, respetuosa, empática y tolerante con los demás. Con estos recursos podrán construir una vida emocionalmente sana y por lo tanto más feliz.

Referencia:

Goleman, D. (1996). Inteligencia Emocional. Barcelona: Kairós.

Etiquetas: , , , , ,

Categoría: Aprender Jugando, Artículos, Educación Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *